Colombia: Piedras del Tunjo, maravilla natural para el recreo y la instrucción

Bogotá (PL) El Parque Arqueológico de Facatativá, también conocido como Piedras del Tunjo, está situado en el borde oriental de la cabecera municipal de la demarcación, en el circundante departamento de Cundinamarca.
Fue creado en 1946 tras un proceso de expropiación para poder garantizar a la ciudadanía su disfrute en términos de esparcimiento en familia y como fuente de instrucción geológica, de impresionante paisaje y quietud natural.
En su no tan extensa área, cientos de peñascos, rocas y piedras monumentales atesoran la mayor concentración pictórica en un área urbana de Colombia y se le calcula con una antigüedad, como formación arqueológica, que puede alcanzar los 12 mil años.
De acuerdo con el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) fue habitado por los antiguos pobladores muiscas, que dejaron para la posteridad sus crónicas en pictografías que aún son conservadas, a pesar del paso del tiempo y el deterioro a que las sometió la civilización.
Los expertos del Icanh sostienen que no ha sido posible establecer si son pictografías que corresponden a varias épocas e, incluso, si todas las representaciones creativas son obra de los aborígenes muiscas.
No obstante esas imprecisiones, no es menos cierto que se trata de un abrigo rocoso, con una huella pictórica que constituye un valioso patrimonio natural y arqueológico de importancia mundial, con registros probatorios de documentación alusiva del Siglo XVI.
El parque se encuentra sobre rocas metamórficas y se afirma que es el resultado de la intensa presión de la tierra que, con el desarrollo de la litosfera, terminó convirtiéndose en el piso de un gran lago que probablemente cubría toda la Sabana de Bogotá, distante unos 30 kilómetros, que unen a la capital con Faca, como le llaman los lugareños a aquel término municipal.
* Corresponsal de Prensa Latina en Colombia.
Em/fa/ba