Desde Oakland, Estados Unidos, reclamos en las paredes

La Habana (Prensa Latina) El centro de Oakland, en California, es reflejo en algunas paredes de sus edificaciones del testimonio de un momento singular en Estados Unidos: las protestas sin precedentes contra el racismo y la brutalidad policial que como una ola se extendieron de costa a costa tras la ejecución a manos de un policía blanco del afroamericano George Floyd.
Es Oakland una de las más de mil ciudades y pueblos del norteño país donde tuvieron eco las movilizaciones y donde además las expresiones de indignación popular, tras el asesinato de Floyd en Minneapolis el 25 de mayo , irradiaron en otras formas en las calles a través de murales urbanos o grafitis.
La idea prendió enseguida. Unió a los artistas en una amalgama mutirracial, para dar vida al rostro ya icónico de Floyd y a la frase "I can't breathe" (No puedo respirar), su último grito de dolor y desesperación, el mismo que corean miles de personas en Estados Unidos que demandan un cambio fundamental para una sociedad enferma, injusta, racista y en deterioro.
arb/dfm/gld
*Periodista de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina.