Raúl Castro y Díaz-Canel Bermúdez se fundieron en un abrazo como símbolo de la continuidad del proceso revolucionario iniciado el 1 de enero de 1959. La Habana