De pronto, la ruta se trueca en un conjunto de jardines, glorietas, fuentes y pequeñas rotondas con bancos para el descanso y esculturas talladas en mármol de Carrara o bronce, que unidas al conjunto de blancas luminarias, recuerdan el estilo del parisino Palacio de Versalles en el Parque Nacional La Güira. Pinar del Rio