Quinta Simoni: Testigo de uno de los más grandes amores del siglo XIX

Camagüey (PL) El actual Museo Quinta Simoni, Monumento Nacional desde 2005, se distingue en la ciudad de Camagüey por ser testigo de uno de los más grandes amores del siglo XIX en Cuba, el de Amalia Simoni e Ignacio Agramonte.
La casa construida en 1848 por el médico cirujano José Ramón Simoni Ricardo (padre de Amalia) en su Quinta Tínima, es la única mansión suburbana de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad , a unos 570 kilómetros al este de La Habana, que mantiene sus características de época.
La historiadora Odoslin Rodríguez explicó a Prensa Latina que la bella edificación señorial de estilo neoclásico de la familia Simoni-Argilagos posee tres jardines interiores, entre ellos el mencionado por Agramonte en cartas a Amalia, con una fuente de mármol y una glorieta, sitio donde paseaban los dos enamorados.
Además, añade que existían dos palmas bien unidas que representaban al Mayor General por la independencia de Cuba y a su amada Amalia, mujer de gran sensibilidad y espíritu de sacrificio.
Explica que la casa fue saqueada cuando el 1 de diciembre de 1868 la familia se vio obligada a abandonar la quinta como consecuencia de la persecución de los españoles por su participación en la Guerra de los Diez Años, por la independencia de Cuba.
El Museo Quinta Simoni es actualmente escenario de perdurable recordación a la mujer cubana.
* Corresponsal de Prensa Latina en Camagüey.
Em/lnp/ba