Templo Zojoji: Un santuario budista en Japón, que armoniza con la modernidad

Tokio (PL) El templo Zojoji, principal santuario nipón de la rama del budismo Jodo-Shu en la región de Kanto y con gran notoriedad entre nacionales y turistas, armoniza con la modernidad, dada su localización al lado de la afamada Torre de Tokio.
Edificado en 1393 y trasladado a su ubicación actual en 1598 por el shogun Tokugawa Ieyasu, el Zojoji protege a seis de los 15 shogunes de ese clan japonés, enterrados en sus inmediaciones.
Esta instalación, que sobrevivió el paso del tiempo, desastres naturales, movimientos anti-budistas de comienzos del periodo de Meiji y bombas durante la Segunda Guerra Mundial, cuenta con más de 48 pequeños templos, 150 escuelas de gramática y tres mil monjes y novicios que residen en su interior como estudiantes.
Dicha situación propició que el Zojoji se convirtiera en el centro administrativo de los estudios y actividades religiosos de la secta budista Jodo Shu en la región de Kanto.
Sin embargo, aunque en la actualidad la mayoría de sus edificaciones originales están reconstruidas, la puerta principal de madera de rojo lacado, llamada Sangedatsumon, genuina desde 1622, constituye la excepción en el deterioro ocasionado por el tiempo.
Esa puerta declarada como Patrimonio Cultural de Japón, es una entrada extraordinaria al templo, que, según cuenta su historia, uno se puede liberar de la avaricia, el odio y la insensatez al pasar por su umbral.
Campanas, árboles y un salón con una gran imagen del Buda Amida, que data del periodo Muromachi, conforman también ese misterioso y espiritual sitio donde la naturaleza, la historia y el fondo, con la modernidad de una vista de la Torre de Tokio, armonizan de forma conveniente para atraer al visitante.
* Corresponsal de Prensa Latina en China.
Em/dav/ba