Cotopaxi, volcán, parque y mito en Ecuador

Quito (PL) Por algunos parajes del Parque Nacional Cotopaxi en Ecuador los visitantes cumplen el sueño de jugar con la nieve y los montañistas andinos lo acuñan como el principal interés de cientos de viajeros.
Con la reapertura de tres de esos caminos, el gobierno aspira a recuperar la posición de este paraíso natural como segundo destino turístico más importante del país, después de las islas Galápagos.
El estatus lo perdió en agosto de 2015, cuando el parque de 33 mil 400 hectáreas debió cerrar sus puertas por el aumento de la actividad de una de sus singularidades: el volcán Cotopaxi, el más alto del mundo en estado activo.
Ante la tendencia a la calma de la estructura geológica, las autoridades permitieron, a partir del mes de agosto del 2015, el acceso al refugio José Rivas, la zona de camping La Rinconada y el sector nororiental.
Este último alberga las lagunas Manantiales, El Cajas y Santo Domingo, alrededor de las cuales es posible practicar actividades de senderismo, ciclismo de montaña, campismo y cabalgatas.
Por medidas de seguridad, el ascenso a la cumbre del Cotopaxi, ubicada a cinco mil 897 metros sobre el nivel del mar, aún no está permitido. El Parque Nacional recibe unos 200 mil visitantes al año y, de ellos, solo dos mil intentan esa hazaña.
Pero el Cotopaxi no es el único volcán en el área, pues el complejo natural incluye otros dos: el Rumiñahui, de cuatro mil 722 metros de altitud; y el Sincholagua, de cuatro mil 873, ambos inactivos.
De interés son las lagunas de Limpiopungo y Santo Domingo, el lago El Cajas, el cañón del río Pita, el mirador del valle y la cueva del búho, entre varias, que un visitante no alcanza a recorrer en un día, por lo que existen servicios de alojamiento, campismo, restaurante y cabalgatas.
(*) Corresponsal de Prensa Latina en Ecuador.
Em/ms/ba