Templo Laxminarayan: Formas y colores del hinduismo

Nueva Delhi (PL) Junto a todo el bullicio reinante en Nueva Delhi, se eleva un templo llamado Laxminarayan cuyas formas y colores nos hacen evocar los libros de leyendas indias que leíamos en la infancia, a pesar de que se construyó en el siglo XX y representa la arquitectura moderna de ese país surasiático.
El también conocido como Birla Mandir es un espacio dedicado principalmente al amor entre Vishnu, dios del equilibrio, y su esposa Lakshmi, diosa de la prosperidad, aunque alberga además adoratorios para el resto del panteón hinduista.
Se le considera uno de los mayores templos de esta religión en Delhi y de tal belleza que atrae diariamente a miles de personas de todos los credos, los que encuentran en sus salas un lugar tranquilo y, al mismo tiempo, poblado de armonía y colores.
Con forma de palacio legendario, se encuentra rodeado de amplios y fastuosos jardines que acogen esculturas de animales, héroes míticos o figuras nacionales, así como fuentes exquisitamente decoradas.
Sus arquitectos lo diseñaron en mármol blanco y granito rojo, como referencia al arte mogol, aunque resulta el único elemento puro de esta tradición presente en este templo, que confirma desde su esplendor la riqueza espiritual india y la grandeza de este legado cultural para la humanidad.
* Corresponsal de Prensa Latina en India.
Em/rl/ba