Libros vs. tabletas en Vietnam

Hanoi (PL) Nadie tuvo la curiosidad de hacer el conteo, pero hubiese bastado ser un poco observador para advertir que la inmensa mayoría de los visitantes a la recién concluida VI Feria Internacional del Libro de Vietnam eran jóvenes.

Sin pretensiones estadísticas, me atrevo a decir que las tres cuartas de los que pasaron por el parque Thong Nhat, a orillas de uno de los mayores lagos de Hanoi, no tenían más de 25 años y que una buena parte de ellos eran adolescentes.

Algunos iban solos, pero la mayoría en grupos que entraban en pelotón a los stands, hurgaban por aquí y por allá, se sugerían tal o más cual título, y no pocas veces salían con una pesada carga en las mochilas.

Casi todos llevaban celulares y tabletas, pero lo lindo del caso fue que sin ponerse de acuerdo, los olvidaron por un buen rato y no tuvieron más ojos ni manos que para los libros.

De no ser por sus vestimentas y otras señales denunciatorias, uno hubiera creído estar en los años 30 del siglo pasado, cuando los medios electrónicos de hoy solo existían en los textos de ciencia-ficción y el Enemigo Público No. 1 y casi exclusivo del libro era el televisor.

No sé si hoy o mañana se informará cuál fue el stand más visitado, la cantidad de personas que asistieron, cuántos contratos se firmaron o qué cantidad de libros se vendieron.

Para mí lo más importante fue otra cosa: los jóvenes vietnamitas no viven de espaldas al libro y durante unas cuantas horas fueron capaces de olvidarse de celulares y tabletas.

* Corresponsales de Prensa Latina en Vietnam.
ema/asg/gld