Pintando con el Mono en Vietnam

Hanoi (PL) El famoso muralista Alejandro el Mono González habría dado por bien invertidos los miles de kilómetros que cubrió desde su natal Chile hasta aquí si solo hubiese ejecutado esta pieza en compañía de vietnamitas de todas las edades, pero sobre todo niños.
Un par de caballetes de proporciones fuera de lo usual; óleos y pinceles, tantos como hicieron falta; público y entusiasmo a desbordar, y un gozo casi infantil del artista: así pudiera resumirse la colorida jornada dominical cumplida en uno de los más céntricos parques de Hanoi.
Son muchas las manos y las “tendencias” artísticas -dice el Mono en tono de broma-, así que no hay que juzgar a la obra con demasiado rigor. Lo importante es participar, socializar, trabajar en colectivo. Por la noche me encargaré de hacerle algunos trazos, de dejarlo listo para atrapar este memorable momento.
Llamada así, Pintando con el Mono, la iniciativa fue una de las tantas con que la embajada de Chile en Vietnam celebró el Día de la Independencia de la nación suramericana.
Otra, también perdurable, fue una pieza que el reconocido artista chileno “encajó” en el mural cerámico más largo del mundo.
Los vietnamitas se ufanan de los cuatro kilómetros de la obra, pero desde hace unos días miran con especial deferencia a los modestos pero fraternales 12 metros que le llegaron desde tierras chilenas.
* Corresponsales de Prensa Latina en Vietnam.
ema/asg/ba