Las joyas desconocidas de Tutankhamun

El Cairo (PL) Cuando Howard Carter descubrió intacta la tumba del faraón Tutankhamun en 1922, no tuvo tiempo para un análisis exhaustivo de todos los descubrimientos, principalmente un grupo de apliques de oro y piel exquisitamente ornamentados.
Esos tesoros presentan motivos faraónicos que, entre otros aspectos, dan fe de la red de interconexiones sociales y culturales que caracterizaron al Mediterráneo oriental en la antigüedad.
Debido a su delicada condición y su relativamente pobre estado de conservación, el británico empaquetó y guardó en una caja de madera esa colección, y así se mantuvo almacenada durante unos 95 años.
Ahora, estudiadas y restauradas por especialistas egipcios y alemanes, esas láminas de oro trabajadas por los mejores orfebres del antiguo Egipto y que alguna vez adornaron ricos atavíos de caballos, cofres y vainas de las armas asociadas con los carros del rey, son expuestas por primera vez al público, en el Museo Egipcio de El Cairo.
Una vez que la exhibición temporal culmine a fines de diciembre de 2017, los artefactos serán trasladados al Gran Museo Egipcio (en construcción), cercano a las pirámides de Giza, para ser exhibidos como parte de la completa colección Tutankhamun.
* Corresponsal de Prensa Latina en Egipto.
em/mv/ba