El Paseo del Prado, en el corazón de los paceños

La Paz (PL) En el principal eje vial del centro de la ciudad de La Paz, llamada avenida 16 de Julio, se extiende el Paseo del Prado, conocido en sus inicios, dos siglos atrás, como Paseo de la Alameda.
Recorrer sus más de 500 metros es sin duda un placer para la vista, por la belleza y el colorido de sus jardines, y la majestuosidad de sus añejas fuentes y esculturas históricas, con alto valor patrimonial.
Su entorno alberga las esculturas monumentales erigidas en homenaje a los libertadores de América y primeros presidentes de Bolivia, Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, y al descubridor de América, Cristóbal Colón.
También aloja las fuentes de la Madre Patria, conjunto escultórico compuesto por 21 figuras de entre las que se destaca, sobre un pedestal, la efigie que corresponde a la diosa de la Libertad; y la de la Juventud, integrada por ocho figuras, entre ellas la principal, el Querubín.
Cholitas con sus trajes tradicionales, parejas de enamorados, grupos de jóvenes compartiendo en un banco, niños jugando en las aceras rodeados de palomas, limpiabotas en plena faena, jardineros recortando las plantas, turistas captando con sus cámaras su paso por el lugar, el trasiego de transeúntes bajo un sol radiante…así trascurre cualquier día en El Prado.
Un lugar de citas bulliciosas y júbilo, espacio de recreación y encuentro que, además, promueve el diálogo intercultural con las llamadas ferias dominicales de las culturas, donde tradiciones e historia se dan la mano para alegría de los bolivianos.
*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.
em/lpn