Pagoda Ba Vang, una joya entre colinas

Es una de las mayores de Vietnam y algunos dicen que la más bella, pero lo que nadie discute es que la pagoda Ba Vang, en la norteña provincia de Quang Ninh, parece una joya entre las suaves ondulaciones de la serranía que le da nombre.
Su magnificencia desdice la fecha en que fue construida -el siglo XIII-, pero es porque ha sido restaurada en numerosas ocasiones, la última en el 2011.
Enclavada sobre la suave colina de Thanh Dang, de 340 metros de altura, la pagoda cubre casi 22 hectáreas y consta de varias naves entre las cuales la más espectacular es el santuario Dai Hung Bao Dien, el mayor de Vietnam con cuatro mil metros cuadrados.
Aparte de su monumental altar y las antiquísimas estatuas de madera que atesora, lo más llamativo del edificio son las pinturas que desde sus paredes interiores describen la vida de Buda, del nacimiento al Nirvana.
Afuera, lo más sugestivo quizás sean las tres estatuas de Buda que divisa el visitante según escala el montecillo, como representación del Pasado, el Presente y el Futuro… O la pequeña pagoda de la entrada, montada sobre un único pilar y en medio de un lago semicircular…
Desde allí, en lontananza y casi siempre difuminada por la neblina o las nubes bajas, puede divisarse la ciudad de Uong Bi, desde donde suelen venir muchos fieles. Pero a Ba Vang llega gente de todo el país.
Tacita refulgente sobre el verde mantel del lomerío cubierto por pinos, la pagoda también aspira a recibir cada año a cientos de miles de turistas extranjeros y peregrinos budistas.
otf/asg/ba