El lago Titicaca muestra sus secretos

La Paz (PL) Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, ubicado a tres mil 812 metros sobre el nivel del mar, comparte sus aguas entre los territorios de Bolivia y Perú, además de una historia milenaria, al ser cuna de las culturas Tiahunacota e Incaica.
Su belleza cautiva al visitante, quien encuentra a cada paso islotes, pueblos asentados en sus riberas, elevaciones dispares que incluyen, a lo lejos, la impresionante vista del Illimani, montaña que con sus seis mil 642 metros sobre el nivel del mar constituye la mayor altura de la Cordillera Real y la segunda de Bolivia, detrás del Sajama.
Pero su encanto va más allá del paisaje que el sol ilumina, pues bajo sus aguas guarda secretos que hoy, poco a poco, salen a la luz tras el minucioso y paciente trabajo de un grupo de arqueólogos y especialistas del Ministerio de Culturas y Turismo.
A finales de octubre, frente al litoral de la comunidad Santiago de Ojje se realizó la inmersión de cinco buzos en las aguas del Titicaca, actividad con la que impulsan el buceo turístico-arqueológico en la zona.
También promocionan el proyecto del Museo Subacuático, el cual prevén empezar a construir a inicio de 2019 con la colaboración de la Misión Técnica de Bélgica y que constituirá un complejo turístico y centro de investigaciones de arqueología, geología y biología que lo tipificará como único de su tipo en el mundo.
Santiago de Ojje es uno de los 24 sitios del lago Titicaca donde fueron hallados vestigios sumergidos y terrestres de las culturas Tiahunacota e Incaica, que cobijan más de 10 mil piezas con alto valor arqueológico, histórico y cultural y que podrán ser apreciadas in situ por quienes se aventuren a bucear en sus aguas o visiten el futuro Museo Subacuático.
arb/lpn/ba
*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.