Francisco de Albear, trascendencia y legado

Francisco de Albear y Lara (La Habana, 1816-1887) fue un ingeniero cubano, autor de más de 50 proyectos, integrante y director de distintas organizaciones académicas y de gobierno. En 1845 ocupó el cargo de Director General de Obras Públicas de la Real Junta de Fomento, además de ser ascendido al grado militar de Teniente Coronel.
Debido al deficiente servicio de agua con que contaba la Ciudad de La Habana hasta el siglo XIX, después de algunos intentos de construcción, se le encomendó a Francisco de Albear y Lara la tarea de llevar el agua a esta ciudad, mediante la ejecución del acueducto que llevaría su nombre.
En 1858, se aprobó el proyecto presentado por el ingeniero, para conducir las aguas de los manantiales de Vento, a unos 11 kilómetros en el suroeste de La Habana, hasta la ciudad. Luego, en 1861, comenzó su ejecución y en la actualidad se le considera una se las siete maravillas de la ingeniería en Cuba.
En su nombre, fue erigido el Monumento que se encuentra situado en un pequeño parque formado por la intercepción de las calles Monserrate, O´Reilly, Bernaza y el Boulevar de Obispo, en el Centro Histórico de la capital cubana. Con él se rinde homenaje a uno de los hombres más ilustres de la época colonial en Cuba.
Cubaplus/lmf/jtm