Circo cubano: la felicidad del espectador

Confieso que de niño nunca fui aficionado al CIRCO, pero viendo películas y aventuras, algunas historias quedaron fijas en mi mente sobre la vida de los artistas de este gran espectáculo, y decidí visitar una de las funciones de la Carpa Azul en Alquizar, municipio de la joven Artemisa.
El objetivo esencial de mi historia era reflejar la vida de los principales protagonistas del Circo, sus actores y trabajadores, sus alegrías, esfuerzos y compromiso para salir a dar una sonrisa en cada función, no importa cómo se sientan, no importa el tiempo, su mayor divisa es la felicidad del espectador. Gracias a todos los trabajadores del Circo Nacional de Cuba por permitirme este acercamiento.
ifg/ba