En un lugar de México de nombre La Paz

La Paz, capital del Estado de Baja California Sur, es un territorio mexicano lleno de contrastes, en el que conviven hoy paisajes desérticos, decorados de forma natural por las cactáceas y sus playas de aguas tranquilas.
Esta ciudad, con cinturones de luces en la noche, tiene un malecón donde se reúnen cientos de personas: jóvenes patinando, personas mayores que se sientan en bancos a disfrutar la brisa nocturna y los vendedores de artesanías, muchas de ellas hechas de productos del mar como conchas.
Es el Malecón de La Paz al que arribó Hernán Cortés en 1535 en tiempos de la conquista animado por ciertas crónicas que hablaban de "una isla llamada California, la cual fue poblada de mujeres negras, sin que algún hombre entre ellas hubiese. Sus armas eran todas de oro. No había otro metal alguno. . ."
Se dice que la península de Baja California estuvo habitada desde hace más de 12 mil años; sin embargo se sabe poco de aquellos primeros pobladores de quienes solo se conocen las pinturas rupestres que han quedado como testimonio de su existencia.
En 1720 se funda la misión de Nuestra Señora del Pilar de La Paz Airapí y en 1974 el territorio se constituye definitivamente como Estado.
Actualmente con sus dos mil 230 kilómetros de litorales, Baja California Sur es la entidad con más territorio costero de México.
Ubicada en la región noroeste del país este estado forma parte de la península de Baja California, una suerte de península alargada, un brazo de tierra entre el Océano Pacífico y el Golfo de California o Mar de Cortés que por su gran extensión se encuentra dividido en dos.
Y La Paz intenta hacer honor a su nombre, irguiéndose con el toque distintivo de ser una urbe descongestionada del exceso de automóviles, de los grandes edificios y del smog.
dfm/ba